Decoración: tips para comprar una pieza vintage

Decorar con piezas vintage puede que no sea una tarea fácil. Si tienes objetos antiguos, empieza por integrarlos a la decoración de tu casa.

Aquí te dejamos una guía de 10 cosas que debes saber antes de comprar una pieza vintage.

– Infórmate primero. Si es la primera vez que comprarás una pieza vintage, investiga por adelantado. Visita las boutiques de diseño, los remates y todos los lugares de buena reputación. Lee las revistas especializadas y los libros de antigüedades. Si es posible, pide orientación a los coleccionistas y anticuarios. Recuerda que si sabes más, adquirirás un producto original y no gastarás más de lo debido.

– Hora de la verdad. Cuando ya definiste la pieza que comprarás, es momento de indagar sobre la marca del objeto. Busca información de la empresa, verifica los estilos, compara las piezas que aparecen en las páginas web, etc. Si la marca aún sigue vigente, consulta cuándo se dejó de producir la pieza o pide información sobre la misma. Solicita garantía.

– Observaciones básicas. Para identificar una pieza antigua y original: observa el labrado o tallado, y la perfección de los detalles. A pesar de que existen buenas réplicas, habrá una mínima particularidad que las delate. En épocas pasadas se solía usar la madera maciza, como la caoba, el roble y el cedro; por eso, es probable que los muebles sean de estos materiales. Recuerda que los objetos antiguos se deterioran con el tiempo y tienen marcas por el uso.

– El estado de la pieza. Puedes adquirir un objeto sin modificaciones y luego darle el acabado que desees. También restaurarla y hacer que nuevamente se aprecie su estado natural. Si no quieres gastar mucho, compra objetos que requieran de pocos retoques. Si se trata de un objeto de madera, dale unos pequeños golpes para confirmar si está picada, de ser así, es posible que no se pueda recuperar.

– No perder la esencia. Si son piezas elaboradas por firmas o autores destacados, no puedes darle un acabado wash, al duco, acrílico o cualquier otro, ya que la esencia y la personalidad del objeto se perderán. Tampoco cambies su color. Solo acude a un restaurador para que la retorne a su estado original.

– Distribución y medidas. Si ya compraste las piezas y quieres evitar que los espacios en casa se vean atiborrados, analiza dónde puedes ubicar los objetos de gran formato, como los muebles. Toma masking tape y una huincha, y dibuja los muebles en el piso o traza líneas referenciales. Así tendrás una idea de las medidas y el espacio que necesitarán las piezas.

– Nueva cara a los muebles. Antes de comprar una tela para retapizar, observa si encaja con la línea del mueble. Si te inclinas por la primera opción, busca textiles como el terciopelo, el jacquard o los brocados. Los diseños pueden ser florales o de orlas. Si escoges lo segundo, elige una tela más ligera, como el chenille suede de un solo tono o de diseños geométricos.

– Proyéctate. Invertir en una pieza vintage puede resultar beneficioso, pues en un futuro podrás venderla como una antigüedad. Si bien su valor aumenta con los años, también depende de la calidad del producto, el estilo y el autor.

– Hora de reutilizar. Si encuentras una lámpara antigua que no tiene una buena conexión eléctrica o los cables están deteriorados, no te desanimes, porque puedes renovarla y cambiarle de socket. Además, si el foco es halógeno puedes colocarle dimmers.

– Ambientes delicados. Los colores de las paredes deben sintonizar con los muebles. Ten en cuenta que entre los principales tonos vintage se encuentran los pastel, ya que estos aportan un aire delicado y una nota de nostalgia. Utilízalos en los accesorios o las paredes, también puedes comprar mobiliario antiguo y bañarlo en estos tonos.

Powered by WPeMatico

Antiques

AdSense